Venezuela, cuarto país en el mundo con más solicitudes de asilo

En esta foto de archvio del 21 de febrero de 2018, venezolanos cruzan el puente internacional Simón Bolívar hacia Colombia. AP

 

Nueva York .- La cifra de personas desplazadas por la guerra, la violencia y la persecución en todo el mundo llegó el año pasado a casi 69 millones de personas, un nuevo récord por quinto año consecutivo, dijo el martes la agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, ACNUR.

El número de solicitudes de asilo nuevas presentadas por venezolanos por la crisis política, económica y social en su país se triplicó en 2017 frente al año anterior con 111.600 peticiones, lo que coloca a Venezuela en el cuarto país con más demandas de protección de sus ciudadanos en el exterior.

Según el Informe Mundial de Tendencias de desplazamientos publicado ACNUR en vísperas del Día Mundial de los Refugiados, solo los afganos, sirios e iraquíes presentaron el año pasado más solicitudes de asilo nuevas que los venezolanos.

Las continuas crisis en lugares como Sudán del Sur y República Democrática del Congo, además del éxodo de musulmanes rohinya que comenzó el año pasado en Myanmar, elevaron el total de desplazados forzosos a 68,5 millones de personas en 2017, señaló el alto comisionado de la ONU para los Refugiados.

Del total, 16,2 millones de personas abandonaron sus casas el año pasado, a un promedio de 44.000 al día. La mayoría llevan desplazados mucho más tiempo y algunos han tenido que huir en varias ocasiones.

“La cifra global ha vuelto a subir en un par de millones”, dijo el alto comisionado, Filippo Grandi. “Esto se debe a los conflictos prolongados y la falta de soluciones para los que siguen abiertos, que ponen una presión continua sobre civiles en países en conflicto que los llevan a dejar sus casas, y crisis nuevas o agravadas como la de los rohinya”.

Según ACNUR, estos datos desmontan la percepción entre algunos de que la crisis de refugiados ha afectado más a los países más desarrollaos en el “norte global”. El 85% de los refugiados están en países en desarrollo, muchos de ellos “desesperadamente pobres”, agregó.

“Esto debería ser un elemento que disipe la percepción, la noción que prevalece en muchos países: que la crisis de refugiados _ en singular _ es una crisis del mundo rico”, añadió Grandi. “No lo es. Sigue siendo una crisis que afecta en su mayoría al mundo pobre”. VOA/EFE/Agenias

,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *